Sin hogar y tembloroso, el anhelo de un perro por un refugio seguro lucha contra las cicatrices del miedo, una súplica por comprensión.

Sin hogar y tembloroso, el anhelo de un perro por un refugio seguro lucha contra las cicatrices del miedo, una súplica por comprensión.

Pobre perro sin hogar en malas condiciones, tiene hambre y quiere un hogar pero está asustado.

Primero tenía miedo y luego lloró, pero al final encontró un hogar para siempre.

Julieta conoció a Cielo por primera vez en su camino al supermercado. Llamó la atención de Julieta con su voz como llorando. Cuando Julieta le dio comida, primero estaba muy asustado, luego lentamente aceptó la comida, tal vez había sido engañado anteriormente…

Gracias, Rescatista Julieta y otros, por ayudar a Cielo a recuperar su salud y su capacidad para confiar y amar a las personas. Cada día, su compasión por el sufrimiento de los demás hace que el mundo sea un lugar mejor.

Oh cielos. Muchas gracias por darle fe y esperanza en los humanos nuevamente. Espero que viva una vida larga, feliz y saludable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *