Nos encontramos con un perro enredado en una línea de pesca, pero logramos liberarla y administrarle los cuidados necesarios para su rehabilitación.PNTN

Es un milagro que Lucy todavía esté viva hoy. Lucy, que fue rescatada hace aproximadamente tres meses, fue encontrada en un sitio de construcción en Bali donde vivían numerosos caninos pero desaparecieron. Lucy se sorprendió cuando su salvador la notó. Un alambre de pesca estaba envuelto firmemente alrededor del hocico de la pequeña cachorra, indicando que había sido capturada para el comercio de carne de perro y estaba lista para ser vendida y sacrificada para comida. El salvador de Lucy actuó rápidamente y la llevó al veterinario para recibir atención urgente.

Lucy fue encontrada con un alambre de pesca envuelto alrededor de su hocico, cortándolo severamente. Se cree que la desafortunada perra estaba destinada a las horrendas y crueles granjas de carne.

Posteriormente, Lucy fue llevada al veterinario, donde se le quitó el alambre de pesca, y finalmente estuvo a salvo, pero no fuera de peligro. Debido a que tenía una teггіЬɩe enfermedad llamada parvovirus, los médicos le ofrecieron una probabilidad de supervivencia del 50/50. Encontramos a una perra pobre atada con un alambre de pesca, la salvamos y la ayudamos a sanar.

Lucy finalmente estaba en un lugar seguro. Pero ni siquiera había salido del peligro todavía. Le diagnosticaron el letal parvovirus y los veterinarios le dieron una probabilidad del 50/50 de sobrevivir. Fue cuestión de vida o muerte durante unos días, pero después de dos semanas, Lucy comenzó a mostrar signos de mejoría y se le permitió ser colocada en cuidado de crianza temporal. Después de solo un día, comenzó a actuar de manera anormal y dio positivo por moquillo, como si no hubiera pasado ya por suficiente. No creíamos que Lucy lo lograría, a pesar de su fuerza. El parvovirus había destruido su sistema inmunológico y ya estaba en los huesos cuando la encontramos.

Lucy comenzó a sanar después de mucho trabajo duro y una serie de diferentes enfermedades, pero no confiaba en los humanos en absoluto.

Pero ella luchó. Le alimentábamos con caldo de huesos con jeringa cada pocas horas y le dábamos todo el amor y cuidado que podíamos porque no tenía apetito. Lucy había logrado una recuperación física completa y ahora estaba lista para comenzar su camino de sanación emocional. Estaba en silencio y nunca hizo contacto visual con nadie desde el momento en que fue rescatada. Se acurrucaba en la esquina de su perrera durante horas, apenas saliendo para usar el baño. Debe haber pasado por mucho tгаᴜmа antes de que la encontráramos, no tenía fe en los humanos.

Lucy comenzó gradualmente a sanar de su tгаᴜmа con la ayuda de veterinarios, padres de crianza temporal y muchas otras personas.

Lucy ha estado viviendo con Prue, la creadora de Mission Paws’ible, durante los últimos meses y ha mejorado increíblemente. Todavía desconfía, pero poco a poco vuelve a ser una perrita alegre y animada. Adora correr con sus amigos y disfruta tomando el sol. Incluso se sube al sofá y duerme cerca de sus amigos, algo que nunca hizo al principio.

Y recuperó la confianza en las personas y otros animales.

Lucy ejemplifica cómo un poco de paciencia y mucho amor pueden llegar lejos. Espera un futuro feliz y grandioso y busca su hogar para siempre. El Centro de Curación está siendo construido actualmente por Mission Paws’ible.

Esta clínica proporcionará a las mascotas como Lucy un lugar seguro para descansar y sanar. Las comidas naturales crudas, los masajes terapéuticos diarios con aceites para perros sin pelo, la música de terapia animal, la conexión іпdіⱱіdᴜаɩ con las personas y mucho sol seráп parte de sus tratamientos.

Lucy es el epítome de cómo el amor y la paciencia pueden marcar la diferencia y salvar una vida.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *